En el Día Mundial de la Diversidad Cultural, apostamos por la educación como herramienta de diálogo y desarrollo.

En el Día Mundial de la Diversidad Cultural, apostamos por la educación como herramienta de diálogo y desarrollo.


Hoy, con motivo al Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, ponemos en especial valor la equidad, la inclusión social y la cooperación entre las distintas culturas que existen a nivel global. A través de la lengua, las costumbres, las creencias religiosas o el arte, manifestamos nuestra posición frente al mundo, nuestras tradiciones y comunidad a la que pertenecemos. 

Sin embargo, la riqueza cultural no siempre se ha visto como algo positivo, sino que también ha sido el detonante de grandes conflictos que han provocado divisiones, inestabilidad y barreras contra el desarrollo. En tiempos de pandemia, la cultura ha sido el sector más afectado en todo el mundo. Según la UNESCO, “la crisis que se desarrolla corre el riesgo de profundizar las desigualdades y hacer que las comunidades sean vulnerables”. Por otro lado, también se ha visto cómo a lo largo de estos meses tan difíciles, la cultura ha servido como motivo de consuelo, bienestar y conexión. “Es una fuente de renovación de las ideas y sociedades que nos permite abrirnos a los demás y concebir nuevas formas de pensar”, comparte Irina Bokova, directora general de la UNESCO. 

Desde la Campaña Mundial por la Educación creemos en la educación como herramienta de cohesión social y paz. La escuela permite crear una base sólida de reconocimiento cultural, ejerce como espacio de diálogo, aprendizaje y respeto entre culturas. Por esta razón, es importante apostar por una educación inclusiva, equitativa y de calidad que permita alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, luchar contra la pobreza, promover la igualdad de género y respetar la diversidad de todos y todas en cualquier rincón del mundo.

Durante la reciente Semana de Acción Mundial por la Educación, hemos alzado la voz y nos hemos movilizado para pedir a los representantes políticos que se invierta más en el derecho a la educación a través de este manifiesto. En plena pandemia, el 90% de la población estudiantil, lo que equivale a más de 1.500 millones de niños, niñas y adolescentes, su derecho a la educación se vio amenazado por el cierre de las escuelas. Esta situación ha derivado en la crisis educativa más urgente de todos los tiempos, por eso, hemos querido visibilizar a las Mil Millones de Voces que se han visto afectadas por la pandemia y que merecen ser escuchadas. 

La SAME2021 ha finalizado, pero la lucha por el derecho a la educación sigue estando muy presente. Los días 28 y 29 de julio tendrá lugar la Cumbre Mundial por la Educación, la conferencia replenishment 2021-2025 de la Global Partnership for Education. Desde la CME seguiremos muy de cerca los avances que se están haciendo y os seguiremos informando sobre temas relevantes de actualidad.