Declaración de la Campaña Mundial por la Educación con motivo del Día Internacional de la Mujer

Declaración de la Campaña Mundial por la Educación con motivo del Día Internacional de la Mujer

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Campaña Mundial por la Educación (CME) insta a los Estados, la comunidad internacional y los movimientos de la sociedad civil a acelerar el trabajo y los esfuerzos en torno a la plena realización del derecho a la educación de las niñas y mujeres, incluidas las niñas y mujeres con discapacidad.

En los países en desarrollo, se estima que el 90% de los niños con discapacidad, en particular las niñas, no asisten a la escuela, la tasa de alfabetización de los adultos, en su mayoría mujeres con discapacidad, es del 3%, solo el 1% de las mujeres con discapacidad saben leer y escribir y se ha sabido que el impacto de la pandemia COVID-19 ha empeorado su situación. Una pandemia dentro de otra pandemia surgió cuando los casos de violencia doméstica y sexual se multiplicaron en los últimos meses. Además, United Nation Women, confirma que las mujeres con discapacidades, las mujeres que cuidan a dependientes con discapacidades, incluidos niños y parientes ancianos, ahora están confinadas en sus hogares con responsabilidades adicionales de cuidado debido a la cancelación de servicios sociales, incluidas clases y sesiones educativas.

Atender las necesidades educativas de las niñas y las mujeres en general, y especialmente de las que viven con discapacidades, requiere datos desagregados que puedan orientar mejores respuestas educativas para estas poblaciones que históricamente han sido invisibles, ignoradas y excluidas.

Los mecanismos de inclusión deben promover la consulta permanente con las organizaciones de personas con discapacidad y sus familias y especialmente deben buscar potenciar el liderazgo y la participación de las mujeres jóvenes con discapacidad en los espacios de toma de decisiones, incluso a nivel internacional. Esto es particularmente urgente cuando somos testigos de cómo los sectores corporativos desplazan a la sociedad civil dentro de la gobernanza de la educación internacional.

Las instituciones educativas deben contribuir a recuperar los aprendizajes perdidos durante la pandemia de COVID-19. Sabemos que la pandemia de COVID-19 ha exacerbado la violencia sexual y de género y es por eso que la CME considera que la educación integral en sexualidad con enfoque de inclusión y diversidad debe ser parte de los planes de recuperación para el aprendizaje así como de las respuestas rápidas, de alguna manera que lleva a la deconstrucción de roles patriarcales y prejuicios que pesan sobre niñas y mujeres.

La realización de la Agenda de Desarrollo Sostenible, especialmente el ODS 4, requiere un enfoque urgente en las poblaciones que históricamente han sido discriminadas. Su inclusión en los beneficios sociales, económicos y culturales y su incorporación activa a la vida comunitaria y política es un factor determinante para que todos los índices de desarrollo muestren los avances que esperamos, y no deben ser simbólicos.

Para avanzar como sociedad, debemos garantizar los derechos humanos de quienes se han quedado atrás. Este es el mensaje clave de la Agenda de Desarrollo Sostenible y también implica poner el énfasis en las niñas y mujeres, incluidas las víctimas de violencia y las que viven en pobreza extrema, situaciones de emergencia y campamentos de refugiados.

Responder al derecho a la educación de las niñas y mujeres con discapacidad comienza con decisiones políticas urgentes que los Estados deben adoptar, pero requiere muchas otras acciones en el ámbito legal e institucional y profundas reformas en las estructuras, sistemas y especialmente en las prácticas pedagógicas.

La escuela tradicional debe cambiar para adaptarse a las necesidades de las niñas y mujeres jóvenes con discapacidad y el aprendizaje a lo largo de la vida solo puede ser una realidad en la vida de las mujeres adultas, solo si se garantiza su derecho preferencial a disfrutar de la educación formal y no formal y la formación técnica .

La CME pide a los gobiernos que incorporen a las maestras con discapacidad a su fuerza laboral y que estimulen su educación y formación continua, de modo que las escuelas regulares puedan experimentar y crecer con la contribución de estas personas. Esta es una forma correcta de disfrutar de la diversidad y romper los estereotipos.

La CME también hace un llamado a los sindicatos de la educación para que continúen promoviendo prácticas de inclusión y exigen que los Estados fortalezcan los mecanismos para asegurar a las niñas y mujeres con discapacidad su pleno derecho a la educación, de acuerdo con sus idiomas y necesidades culturales.

La CME rinde homenaje a la inestimable contribución de los jóvenes y las mujeres con discapacidad en la construcción de un mundo más justo y pide a los gobiernos, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil que trabajen por la adopción e implementación de planes de transición efectivos que garanticen el derecho a la educación y el aprendizaje permanente para todos. .