Compromisos económicos de la cooperación española en respuesta a la crisis del Covid-19

Compromisos económicos de la cooperación española en respuesta a la crisis del Covid-19

El pasado martes 21 de julio, la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya presentó ante el Consejo de Ministros la Estrategia de respuesta conjunta de la cooperación española a la crisis del COVID-19, titulada “Afrontando la crisis para una recuperación transformadoray elaborada en colaboración con los distintos actores de la cooperación española, entre los que se encuentra la CME. La Estrategia define las prioridades, ámbitos de respuesta y directrices de la acción de la cooperación española, reforzada como política de Estado, en respuesta a la crisis del coronavirus. El documento desglosa también los recursos públicos con los que inicialmente nuestro país implementará las líneas de acción previstas en la estrategia. 

La cooperación española movilizará inicialmente un total de 1.720 millones de euros en respuesta a la crisis, de los cuales 318 millones se canalizarán a través de donaciones y 1.355,3 a través de cooperación financiera reembolsable. En cuanto a las administraciones donantes de estos fondos, el Gobierno aportará inicialmente 732 millones, las Comunidades Autónomas contribuirán con un total de 39,9 millones, las entidades locales con 7,3 millones y el Banco de España con 941 millones.

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) canalizará 32,6 millones de euros en calidad de contribuciones a distintos organismos multilaterales. La acción humanitaria es uno de los cuatro ámbitos de acción establecidos por la Estrategia, y a esta línea de trabajo la AECID destinará 67,9 millones de euros para atender a población migrante, refugiada y desplazada, priorizando los aspectos relativos a la igualdad de género, la protección de la infancia y la educación. También se ha comprometido financiación con distintos organismos multilaterales que trabajan en la respuesta humanitaria, en concreto 9 millones de euros a la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), 2,6 millones de euros a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y un millón de euros al Programa Mundial de Alimentos (PMA). Estas contribuciones voluntarias de la AECID se suman a las aportaciones ya realizadas al Plan Global de Respuesta Humanitaria frente a la COVID-19 por importe de 12 millones de euros a través de los fondos de emergencia de la Oficina de Acción Humanitaria de la AECID con el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el ACNUR, el PMA y la OMS.

En cuanto a la respuesta a través de programas de desarrollo, destacan las aportaciones a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por valor de 3,25 millones de euros y a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), por valor de 1,5 millones de euros. También se han comprometido 5 millones de euros para el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), 2,8 millones de euros a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), 2 millones de euros a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), 350.000 euros a ONU Mujeres y 300.000 de euros al Programa Mundial de Alimentos (PMA). 

Además, España forma parte de la alianza mundial ACT-Accelerator, la mayor apuesta global geoestratégica contra la COVID-19 para el desarrollo de medicamentos y vacunas. En el marco de la iniciativa “Equipo Europa”, España aportará 125 de los 7.400 millones de euros que la Comisión Europea ha recaudado para instituciones internacionales que trabajan en este ámbito, y en concreto Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), a la que se han comprometido inicialmente 75 millones de euros a quince años;  la Alianza para la Vacunación (GAVI), a la que se han comprometido 50 millones de euros a cinco años; y el Fondo Mundial para la lucha contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria (GFATM, por sus siglas en inglés), con el que se han comprometido 100 millones de euros para el periodo 2020 – 2022. 

Por último, España ha aprobado hasta el momento seis operaciones de cooperación financiera con cargo al Fondo para la Promoción del Desarrollo (FONPRODE) por valor de aproximadamente 85 millones de euros; entre ellos, se han autorizado créditos para la cofinanciación de dos proyectos de desarrollo de irrigación en Mali y Senegal junto con el Banco Mundial, un proyecto de desarrollo rural en Honduras y un proyecto de rehabilitación y puesta en valor de centros históricos en Perú, en estos dos últimos casos con el Banco Interamericano de Desarrollo. Asimismo, se ha autorizado un préstamo de inclusión financiera a la entidad “Contactar” de Colombia y la adquisición de acciones al Fondo Pomona II para llevar a cabo inversiones de desarrollo en Centroamérica y en la región andina.

Desde la CME esperamos que, en los próximos meses y con la aprobación de los presupuestos generales del Estado, España recupere también su papel como donante internacional en educación, en línea con la importancia que esta nueva Estrategia de respuesta asigna a este ámbito. El periodo de reposición de la Alianza Mundial por la Educación (AME), que se iniciará el próximo año, constituye una oportunidad inmejorable para que nuestro país retome sus contribuciones a este fondo multilateral, el más importante en el marco de la financiación global de la educación, y en el que España jugó un papel fundamental hasta hace diez años.