Decepción y activismo en el cirre de la COP25 Madrid 2019

Decepción y activismo en el cirre de la COP25 Madrid 2019

Jovenes madrileños en el primer Fridays For Future protestan frente al Congreso de España.

Madrid, 13 de diciembre de 2019.– Hoy concluye la Cumbre del Clima (COP25), un encuentro que desde el pasado lunes 2 de diciembre ha reunido en Madrid a más de 25.000 representantes de 200 países, con el objetivo de alcanzar acuerdos y compromisos para combatir los efectos del cambio climático. A pocas horas del cierre de la Cumbre, las noticias no son demasiado alentadoras. Sí se han producido algunos avances, como el desbloqueo de las negociaciones para mantener el Plan de Acción de Género en la implementación del Acuerdo de París, o la adhesión de 9 Gobiernos (entre ellos España) a la Declaración de la infancia, juventud y cambio climático, que recoge las prioridades identificadas por niños, niñas y jóvenes de todo el mundo en relación a la emergencia climática.

Las noticias menos optimistas vienen por parte precisamente de los políticos, y entre ellas destaca el hecho de que un grupo de los países más contaminantes han estado presionando en estos días para retrasar hasta tres años (de 2020 a 2023) la obligación de adoptar medidas más ambiciosas contra el cambio climático. Esta falta de ambición ha generado indignación especialmente entre los activistas más jóvenes, que han convocado una nueva jornada de protesta global, que en Madrid tendrá lugar a las 16h30 frente a IFEMA, donde se está celebrando la Cumbre. ¿Los motivos? “Esta COP nos ha fallado. En lugar de enfrentarse al problema y trabajar en soluciones reales, sólo han pospuesto debates importantes y la tendencia parece alejarse cada vez más de los compromisos adoptados en el Acuerdo de París”. Además, desde Fridays for Future consideran que “la COP25 ha silenciado la voz de la sociedad civil”, en referencia a un incidente ocurrido durante una concentración en defensa de los pueblos indígenas.

Sin duda, esta COP25 Madrid ha estado marcada por la participación de los más jóvenes, encabezados por Greta Thunberg, que estos días ha sido nombrada persona del año por la revista Time. La activista llegó a Madrid el pasado viernes 6 de diciembre rodeada de una gran expectación, tras una travesía de más de 20 días. Greta ha participado en multitud de actos de protesta, entre ellos la gran manifestación por el clima ese mismo viernes; el miércoles 11 se unió a otros jóvenes activistas de distintos países y juntos “tomaron” el pleno de la COP25 el pasado miércoles, cuando Greta pronunció un incisivo discurso ante los Ministros presentes, en el que afirmó que “la esperanza del cambio no vendrá de los políticos, vendrá de la gente”.

Desde la Campaña Mundial por la Educación queremos reivindicar el papel determinante que está jugando la juventud en la lucha contra la emergencia climática, presionando a la clase política y movilizando a la ciudadanía. Todo ello es posible, en parte, a la contribución de la educación, que es una herramienta clave para que las personas sean más conscientes de la urgencia de tomar medidas para el cambio climático, y mejora sus capacidades en la búsqueda de soluciones a esta crisis que no puede esperar. Por eso esperamos que, a pesar de las malas previsiones, los líderes políticos escuchen de verdad a los jóvenes activistas y se pongan en marcha, sin olvidar que “la educación debe ser parte de la solución”.

No obstante, hasta que eso ocurra, nos uniremos a los y las jóvenes que, un viernes más, tomarán las calles para despertar nuestras conciencias y exigir a los líderes políticos que cumplen con su obligación.