Informe de Seguimiento de la Educación Mundial 2019

Informe de Seguimiento de la Educación Mundial 2019

A principios de este año, la UNESCO publicó el Informe de Seguimiento de la Educación Mundial 2019 sobre «Migración, Desplazamiento y Educación – Construyendo puentes y no muros». El informe es una referencia esencial para los responsables de realizar las políticas de cumplir con nuestras ambiciones compartidas y presenta una imagen clara del vínculo existente entre migración, desplazamiento y educación. Los impactos traumáticos afectan a quienes se desplazan y también a quienes se quedan. El informe destaca cómo el desplazamiento afecta principalmente a los países de bajos ingresos, que representan el 10% de la población mundial, pero al 20% de la población mundial de refugiados, a menudo en sus zonas más desfavorecidas desde el punto de vista educativo. Más de la mitad de los desplazados a la fuerza, son menores de 18 años, lo que vincula la migración con una crisis educativa. Hoy en día, países como Chad y la República Islámica de Irán tienen que soportar grandes costos para así garantizar que los refugiados sudaneses, afganos, sirios y otros asistan a la escuela junto con los ciudadanos nacionales. En Sudáfrica, por ejemplo, la legislación educativa garantiza el derecho a la educación de todos los niños, independientemente de su estatus migratorio o legal, pero la legislación migratoria impide que los inmigrantes indocumentados se matriculen.

Este Informe llega en un momento oportuno, al tiempo que la comunidad mundial finaliza dos importantes pactos internacionales: el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular y el pacto mundial sobre los refugiados. Estos acuerdos, asociados a los compromisos internacionales sobre educación apuntados en el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, destacan la necesidad de abordar el tema de la educación para los migrantes y las personas desplazadas. Esta revisión se hace imprescindible en un contexto global en que las leyes y políticas no cumplen sus obligaciones para con los niños migrantes y refugiados, al privarlos de sus derechos y hacer caso omiso de sus necesidades. Los migrantes, los refugiados y las personas internamente desplazadas figuran entre los grupos de población más vulnerables del mundo y, sin embargo, se les niega a menudo rotundamente el acceso a las escuelas, que son para ellos un refugio seguro.

Puedes leer aquí el informe completo.