Galicia pide la palabra por la educación

Galicia pide la palabra por la educación

Más de un centenar de niños y niñas de cinco centros educativos gallegos (Apostol Santiago y San José de la Guía de Vigo, CEIP López Ferreiro y Compañía de María de Santiago de Compostela y Colegio Santa María del Mar de A Coruña) han reclamado ante el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que su voz sea tenida en cuenta y que desde Galicia se vigile el cumplimiento de los compromisos adquiridos a nivel internacional en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible haciendo énfasis especial en el ODS 4 “Garantizar una educación de calidad, inclusiva y gratuita para todas las personas del mundo”.

Los 5 centros educativos presentaron sus trabajos y sus reflexiones en el auditorio de Afundación a primera hora de la mañana y fueron preparando las consignas que pasearían por el casco histórico compostelano en la posterior “marcha pola educación”.

Las calles compostelanas se convirtieron en una fiesta, dinamizada por más de 100 niñas y niños gallegos que defendían el derecho que tenemos todas las personas a tener una educación de calidad y que sin embargo a nivel global existen 263 millones de niños, niñas y adolescentes que no tienen acceso a la educación, así como 758 millones de personas adultas analfabetas, dos tercios de ellas, mujeres.

“A educación mola mogollón” y “ A educación é a solución” retumbaron por las centenarias piedras compostelanas. Muchas fotografías y muchas sonrisas en las caras de los viandantes que disfrutaron al ver a un alumnado gallego comprometido con los derechos de las personas y que también se unieron a la marcha con palmas y ruido.

En la plaza de la Quintana se cerraba el acto con la presencia del presidente de la Xunta de Galicia. Alberto Núñez Feijoo escuchó con atención las palabras y preguntas de niñas y niños y le han recordado que hacer promesas o firmar acuerdos sin tener presupuesto para cumplirlos es “como hacer trampas, y a nosotros los mayores nos dicen que hacer trampas está mal, no hagan trampas”.

El Presidente de la Xunta reconoció la importancia de iniciativas como la Campaña Mundial por la Educación y la necesidad de escuchar a los más pequeños para también conocer sus opiniones y sus ideas.

El acto finalizó con una foto final levantando el dedo y pidiendo “la palabra por la educación”