Cuentos para reivindicar la educación para Todos y Todas

Cuentos para reivindicar la educación para Todos y Todas

El Grupo Tod@s Contamos interpretó varios emotivos relatos

El café La Flauta Mágica ha acogido este jueves a los asistentes al cuentacuentos organizado por la Campaña Mundial por la Educación en Madrid. Cerca de sesenta personas han asistido a este evento, que contó con la presencia del Grupo Tod@s Contamos, que interpretaron diversos relatos relacionados con la temática para convertir los cuentos tradicionales en una manera de demostrar que es necesario que Todos y Todas puedan ir a la escuela.

Mujeres sapo que lo qcarol_cuentacuentosue más quieren en su vida es una moto con la que recorrer el mundo, príncipes que no quieren gobernar sino dedicarse a las tareas del hogar, brujas que conocen la respuesta a la pregunta de qué es lo que desean las mujeres por encima de todas las cosas (ser protagonistas de su propia historia y dueñas de sí mismas, por si os quedabais con la intriga)… Todo vale en el reino de los cuentos, con la única norma de que hablemos de igualdad en educación. Aquí puedes ver algunos de los cuentos.

A través de las ocho historias (La princesa sapo; La cesta, cuento bosquimano; Laila; Niangauya, cuento de Tanzania; Rosa y Rosi; La analfabeta; La princesa otorrino; Galván y la espantosa dama; y Dos horas y media), con este cuentacuentos la CME pretende continuar así con su labor de sensibilización. Cerca de sesenta personas asistieron al Café La Flauta Mágica (Calle Alcántara, 49) a las 21.30 horas y hasta las 23.30 horas paraines_cuentacuentos mostrar así su apoyo a la campaña, que este año bajo el lema de “La educación no es un cuento: por los derechos de las niñas y las mujeres” busca llamar la atención de los líderes políticos sobre las desigualdades y la discriminación en la escolarización.

La CME continúa así su trabajo pues, como dijo Alberto Martín, animador del evento, “Colorín colorado, este cuento no se ha acabado hasta que todos los niños y las niñas puedan ir al colegio”.