Casi 300 escolares reclaman educación para todos/as en la SAME 2015 en Sevilla

Casi 300 escolares reclaman educación para todos/as en la SAME 2015 en Sevilla

SEVILLA.- Cerca de 300 personas, entre profesorado, estudiantes, activistas y representantes políticos se han reunido hoy en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla para celebrar el acto central de la Semana Mundial de Acción por la Educación, que se tiene lugar este año en más de 100 países del mundo bajo el lema «Yo voto por la educación, ¿y tú?«.

Un total de diez centros escolares de la provincia han puesto en común el trabajo de las semanas previas para reivindicar a los gobiernos que cumplan sus compromisos en aspectos como la educación inclusiva, la igualdad en el acceso de niños y niñas, la formación de personas adultas, la atención a menores en conflicto o la erradicación del trabajo infantil en favor de su asistencia a la escuela. En el acto ha destacado la participación del alumnado de la facultad, que ha puesto en marcha un juego con los escolares asistentes (el twister de al educación). Representantes de la Consejería de Educación, la AACID, los grupos municipales de PSOE y IU en el Ayuntamiento de Sevilla y de la Defensoría del Pueblo Andaluz han asistido al acto para recoger estas reivindicaciones.

Video SAME 2015 Sevilla

Esta semana es el momento de mayor incidencia desde la Campaña Mundial por la Educación en un año, 2015, histórico para sus reivindicaciones. En el año 2000 en el Foro Mundial sobre la Educación, celebrado en Dakar (Senegal), gobiernos del mundo y representantes de las organizaciones internacionales se comprometieron a lograr la Educación para Todos y Todas (EPT) en 2015. Este compromiso se materializó en seis objetivos que están en consonancia a su vez, con dos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), establecidos por las Naciones Unidas en el año 2000 y que este año se deberían haber alcanzado.

Desde entonces la CME se ha concentrado en movilizar a la ciudadanía para que exija a sus respectivos gobiernos y a la comunidad internacional que cumplan estos compromisos. Hemos llegado a 2015 y es hora de hacer balance de los logros y de los retos pendientes para su cumplimiento. Todavía muchos niños y niñas siguen sin poder acceder a atención y educación en su primera infancia. Por ejemplo, en África Subsahariana sólo un 18 % puede acceder a la enseñanza preescolar. Respecto a la enseñanza primaria universal, el número de niños y niñas sin escolarizar ascendía a 57 millones en 2011, la mitad de los cuales vivían en países afectados por conflictos. La alfabetización de personas adultas apenas ha mejorado, disminuyendo solo el 1 % desde el año 2000. Casi dos tercios de las personas adultas analfabetas son mujeres. Respecto a la igualdad de género, aunque se suponía que la paridad se alcanzaría antes de que finalizara 2005, en 2011 solo el 60 % de los países había alcanzado ese objetivo en la primaria y únicamente el 38 % en secundaria. Así mismo, la baja calidad de la educación impide que millones de niños y niñas adquieran los conocimientos básicos. Unos 250 millones de niños y niñas no están adquiriendo las competencias básicas, a pesar de que la mitad han estado escolarizados por lo menos durante cuatro años. Esta vulneración de derechos tiene un coste anual de casi 130.000 millones de dólares.

Además de ser un año de balance 2015 es un año de propuestas, ya que se van a establecer dos nuevas agendas internacionales. Por un lado se establecerá el nuevo marco de la EPT en mayo en Corea, donde la CME reclama que los nuevos objetivos en materia de educación incluyan un compromiso expreso en favor de la equidad, del acceso a una educación de calidad y se haga una llamada a la inversión en docentes. Por otro lado la Asamblea General de Naciones Unidas se reunirá en Nueva York en septiembre para establecer los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).  La CME aboga por que en este marco se recoja el siguiente objetivo específico referido a la educación: “Garantizar la educación de calidad gratuita, equitativa, inclusiva y la formación continua para todos y todas”.

El Estado español tiene  la oportunidad de renovar su compromiso con la educación universal y de calidad en nuestro país y en el mundo, y debe velar por que la educación ocupe un lugar central en la Agenda de los ODS y constituya un objetivo en sí misma. También deberá garantizar el cumplimiento íntegro del derecho a la educación y el principio de igualdad de oportunidades en su propio territorio.

Asimismo, es necesario frenar la reducción desproporcionada que está sufriendo el presupuesto de la cooperación española, tanto la estatal como la descentralizada –de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos- desde 2009 y volver a   la senda de destinar el
0’7% del PIB. Concretamente para Educación, debe alcanzar cuanto menos la recomendación de la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados de destinar un 8% de la AOD bilateral total a educación básica.