Tras los aprendizajes de #LaMejorLección seguimos protegiendo el derecho a la educación con #MilMillonesdeVoces

Tras los aprendizajes de #LaMejorLección seguimos protegiendo el derecho a la educación con #MilMillonesdeVoces

«Me gustaría ser científico para investigar un antídoto para combatir el virus.» Esta es #LaMejorLección que recibimos el año pasado de Erazo Franklin.  Como él, miles de personas participaron en nuestra campaña #LaMejorLección, aprendizajes en tiempos de coronavirus. 

En el mes de mayo, los cierres de escuelas afectaron a más del 90% de la población estudiantil de todo el mundo, lo que supuso que más de 1.500 millones de niños, niñas y jóvenes no pudiesen acudir a sus centros educativos. A día de hoy, se estima que alrededor de 24 millones de estudiantes (desde la educación preprimaria hasta la terciaria) no habrían regresado a las instituciones educativas en 2020, incluidas escuelas, universidades u otras instituciones de formación, de los cuales 10,9 millones se encuentran en los niveles primario y secundario.

¿Qué aprendimos el año pasado en esos días de confinamiento sobre la educación? Ésta es una de las preguntas que lanzamos desde la Campaña Mundial por la Educación hace un año para generar una reflexión colectiva en torno a los aprendizajes que nos estaba dejando la crisis del COVID19.  

Os mostramos aquí algunas de las lecciones que nos confirmaron por qué la educación es la mejor herramienta para afrontar esta crisis global.

“La educación nos iguala, ¡no nos diferenciemos! Seamos iguales ante las barreras y hagamos justo el sistema.” nos cuenta Sara desde Euskadi, alumna del Itaka Escolapios.

“Hemos demostrado que con interés todo se puede y un virus no nos va a parar. De esta, vamos a salir reforzados porque ya estaremos preparados para todo” expone otra alumna del Colegio Jesuitinas Pamplona.

Desde el CP Monte San Julián de Tudela nos llegan otros mensajes inspiradores que nos hacen reflexionar sobre los aprendizajes que nos ha dejado la pandemia. “Me faltan mis queridos profesores que nos enseñaban muchas cosas importantes dedicando toda su paciencia y esfuerzo en nuestra educación”.

“Con una educación equitativa, podremos afrontar esta pandemia”, nos comparten estudiantes de 2º ESO del IE Jacint Verdaguer.

MilMillonesDeVoces, la continuidad de #LaMejorLección

#LaMejorLección nos dejó muchos aprendizajes, pero el más importante de ellos fue la necesidad de que los gobiernos de los estados dediquen la adecuada financiación a garantizar el derecho a la  educación. Es evidente que el riesgo de no regresar a las instituciones educativas y de que, incluso, muchos estudiantes abandonen eventualmente la escuela en los próximos años, va a aumentar de manera preocupante. 

Los 10,9 millones de los niveles primario y secundario se suman a los 258 millones de niñas, niños y jóvenes de esta edad que ya estaban fuera de la escuela antes de la crisis. Las crisis anteriores revelaron que no todos los niños y niñas afrontan las dificultades de la misma forma: el que vive en zonas pobres o rurales, las niñas, las personas refugiadas, aquellas con discapacidad o las que se han visto obligadas a desplazarse de manera forzosa son las que tendrán más dificultades para continuar su aprendizaje. Cuanto más tiempo permanezcan fuera de la escuela, es menos probable que regresen.

Las dificultades para el aprendizaje también amenazan con extenderse más allá de esta generación y borrar décadas de logros y progreso educativo, sobre todo, en el apoyo a las niñas y en el acceso y retención de las mujeres jóvenes al sistema educativo. Por todo ello, desde la Campaña Mundial por la Educación decimos alto y claro que la educación no puede esperar y bajo el lema “Mil Millones de Voces” queremos exigir el aumento de la financiación pública de la educación, para así garantizar que sea de calidad, inclusiva y equitativa para todos y todas, elevando las voces de mil millones de estudiantes que se han visto afectados por la pandemia.

En un momento como este, cada vez es más urgente e importante que los gobiernos involucren a las organizaciones de la sociedad civil en la elaboración de los presupuestos de educación para que puedan aportar sus opiniones y comentarios al presupuesto”, afirmaba Grant Kasowanjete, coordinador mundial de la CME Internacional en el lanzamiento de la campaña “Mil millones de voces”.

En este contexto de crisis, “Mil Millones de Voces” es una oportunidad para la ciudadanía de unirse y denunciar juntos y juntas que una educación de calidad para todos los niños y niñas  del mundo es posible. Todos los materiales relativos a la Semana de Acción Mundial por la Educación (que se celebrará del 26 al 30 de abril) se lanzarán el próximo 15 de marzo, quien quiera podrá unirse con el hashtag #MilMillonesDeVoces compartiendo la importancia de que haya una financiación educativa que asegure una educación de calidad para todas las personas. La ciudadanía es fundamental para provocar un compromiso político firme. Somos mil millones de voces que reivindican la importancia de la educación.

Mientras tanto, queremos agradecer a todas las personas que se sumaron a #LaMejorLección con este video. ¡GRACIAS por acompañarnos en la defensa del derecho a la educación!