Isabel Celaá recibe a las organizaciones de la Coalición española de la CME

El pasado 17 de junio representantes de las cuatro organizaciones líderes de la Coalición española de la CME fuimos recibidos por la Ministra de Educación y Formación Profesional, el Secretario de Estado de Educación y el Director del Gabinete de la Ministra. 

En estas líneas quisiera, primeramente, agradecer el espacio para la conversación y el diálogo que la Ministra y su equipo más cercano nos ofreció. No siempre se tiene la oportunidad de hacer llegar, directamente, nuestras peticiones a los máximos responsables de nuestras políticas. 

El motivo de la reunión era la presentación por parte de la Campaña de la iniciativa Mil Millones de Voces, lanzada por la CME internacional para reclamar recursos financieros para la educación en todo el mundo, recordando que la pandemia ha puesto una traba más a los cerca de 1.500 de millones de estudiantes que han visto su derecho a la educación afectado por los efectos de la COVID19. 

Desde la Coalición, los mensajes que queríamos hacer llegar a la Ministra Celaá y a su equipo se enmarcaban en un principio fundamental para los defensores del derecho a la educación y es que los recursos que se dediquen a ésta no deben considerarse un gasto, sino una inversión de país y de sociedad. Cuanto más se invierta en educación, mejores sociedades tendremos, quizá nunca sean perfectas, pero desde luego serán mejores que las que desatienden a la educación, la herramienta más eficaz para progresar: un mensaje que esperamos siga reflejándose en los incrementos del presupuesto de educación en el próximo año. En 2021 hubo un importante incremento del presupuesto educativo que se verá acompañado en los próximos años por la enorme oportunidad que suponen los fondos NextGenerationEU

Siendo quiénes somos, organizaciones que trabajamos tradicionalmente en el ámbito de la Cooperación, nuestra primera demanda fue la de considerar a la educación como un todo en la acción de nuestro Gobierno, tanto en la educación dentro de nuestro país, en donde los esfuerzos del Estado deben de centrarse prioritariamente en aquellos colectivos más vulnerables, que son los que dependen absolutamente de lo público para obtener una educación de calidad, inclusiva y equitativa, como en nuestra acción exterior a través de la Cooperación internacional, en donde como Coalición reclamamos que el 20% del total de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) se destine a educación, un 8% de la misma a educación básica y un 3% a educación para la ciudadanía. España debe de enarbolar la bandera de la educación tanto dentro de nuestras fronteras, como fuera de las mismas reivindicando el rol de nuestro país como socio en los países de América latina y de África. Reclamamos a la Ministra complicidad con la titular de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación a la hora de reivindicar conjuntamente en sus espacios de interlocución interministerial la necesidad de poner a la educación entre las prioridades de nuestro Gobierno. 

No dejar a nadie atrás

No dejar a nadie atrás es el lema de la Agenda 2030 y uno de los mantras de las organizaciones de Cooperación desde sus inicios, un mensaje que como Coalición también hemos recogido en nuestro trabajo en España desde la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En este ámbito nacional, le hicimos llegar a la Ministra Celaá nuestra preocupación por asegurar el acceso real y efectivo de los colectivos más vulnerables a una educación de calidad en nuestro país. Los costes indirectos de la educación como el comedor, las extraescolares o los materiales educativos, siguen siendo inalcanzables para muchas familias, así como seguir trabajando para enfocar las becas al estudio en los ciclos de primaria y secundaria y no asociarlas exclusivamente a la excelencia, sino a la situación socioeconómica de las familias. Por otro lado, sigue pendiente la necesidad de hacer más sencillo y accesible el trámite de cualquier tipo de ayudas. Otro de los mensajes lanzados fue el de nuestra preocupación compartida por los cerca de 150 niños y niñas que están en riesgo de quedarse sin escolarizar en Melilla para el próximo curso, un ejemplo de como la educación no es todo lo accesible que debe ser para todos los niños y niñas que residen en nuestro país.   

La brecha digital fue otro de los temas de conversación. La pandemia y el confinamiento han incrementado la desigualdad en el acceso a la educación por la brecha digital de dispositivos, conexión y competencias entre el alumnado vulnerable y en riesgo de exclusión. La alfabetización digital, vital para saber acceder y diferenciar fuentes de información fiables y veraces online, las desigualdades vinculadas con el género, especialmente en las competencias más avanzadas y vinculadas con la informática o la necesidad de invertir en competencias digitales para toda la comunidad educativa. 

La última de nuestras demandas se dirigía a reivindicar un campo de la educación en donde la Coalición española de la CME lleva toda su existencia trabajando mediante la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME), la educación para la ciudadanía global. La SAME ha sido y es un ejemplo por la que han pasado decenas de miles de integrantes de la comunidad educativa en España en sus cerca de 20 años de antigüedad, y es que desde la Coalición perseguimos el derecho a la educación, pero no cualquier educación, sino fundamentalmente, aquella que forma ciudadanos y ciudadanas conscientes de su poder y su rol para transformar sus sociedades y contribuir a solucionar los grandes retos a los que nos enfrentamos; las capacidades en derechos cívicos, en avanzar en los conflictos por medio del diálogo y el debate y en tener siempre en la cabeza y el corazón el respeto de las diferencias desde donde llegar a los consensos, siempre necesarios en las sociedades democráticas. En este sentido, desde la Coalición solicitamos formar parte del diálogo político regulado junto con el resto de actores educativos. Un campo en donde consideramos que tenemos no sólo experiencia, sino capacidad de diálogo e interlocución para forjar consensos sociales

Los retos son enormes y nos jugamos mucho en cómo enfocamos nuestros esfuerzos en lo educativo, dentro y fuera de nuestras fronteras, en decidir qué educación es la que realmente necesitamos como sociedades para abordar los retos que tenemos enfrente. Retos como los conflictos, la emergencia medioambiental, las crisis económicas, la pobreza y la desigualdad creciente, las emergencias sanitarias, que no entienden ya de fronteras ni de vallas y que necesitan de una ciudadanía que entienda que todos y todas dependemos unos de otros para vivir mejor en un planeta más justo y sostenible. En este camino, el Ministerio encontrará siempre a un aliado en la Coalición española de la CME. 

Por: Alberto Casado Valera

Director de Advocacy de Ayuda en Acción